Foro y Congreso de Inteligencia emocional

Me ha dado por meditar en los hábitos de las personas con alta inteligencia sensible , puesto que nuestro día tras día está formado por hábitos. Si cuando incluyes hábitos de deporte y buena nutrición en tu vida, te transformas en una persona más saludable, ¿qué ocurriría si incluyésemos en nuestra rutina hábitos que nos hiciesen más inteligentes emotivamente?

Como deseo asistirte a que mejores tu inteligencia sensible de la manera más simple y accesible posible con mis técnicas take-away, el día de hoy he querido ir más allí y desmenuzar qué hacen las personas con alta inteligencia sensible.

La inteligencia ya no se mide por CI (Cociente Intelectual) sino ahora tiene mucho estrellato el CE (Cociente sensible) y de qué forma este guía nuestro comportamiento rutinario. Saber relacionarnos, charlar y percibir, comunicar y administrar emociones, ser afirmativo, tomar resoluciones, admitir cumplidos… ¡Todo eso nos transforma en personas más capaces y más prestas a encarar los inconvenientes de la vida!

Te recomiendo que examines conmigo estos  ocho hábitos que tienen las personas con alta inteligencia sensible y que descubras si los tienes y exactamente en qué cantidad. Recuerda que todo se puede progresar y todo se puede aprender. Jamás es tarde para iniciar y mudar no es cuestión de edad.

No saben reconocer los sentimientos de terceras personas

Tienen un extenso léxico sensible que les ayuda a saber expresar precisamente de qué manera se sienten y ponerlo en palabras. Además de esto, tienen lo que llamaríamos “empatía”, esto es, ponerse en los zapatos de la otra persona y sentir lo que siente el otro. Reconocen las expresiones y el lenguaje no verbal del resto personas para interpretar qué sienten y sacar toda la información posible de ello.

Suelen expresar sus emociones de forma correcta

Al reconocer las emociones y los sentimientos propios es más simple que sepan qué deben hacer o bien de qué forma deben portarse. En este sentido, expresan sus emociones y sus pensamientos de una forma más franca consigo mismos y con el resto. No se callan sus emociones, las escuchan y conocen qué es lo que desea decir cada emoción en todos y cada contexto. Saben regular la intensidad de sus emociones y expresarlas en la manera justa, como desean. Son los dueños de su expresión sensible, no puros peleles a la merced de sus emociones desbocadas.

No suelen ofenderse de forma fácil ni sencilla

La personas con alta inteligencia sensible se identifican por tener una personalidad firme y no tomarse demasiado a pecho los comentarios extraños. No se llevan las amenazas a lo personal y saben distinguir entre hechos y creencias. Distinguen las críticas edificantes de las críticas que solo pretenden hundirlos y saben separarse de comentarios desdeñosos que solo traen destrucción. Saben distinguir entre los ataques y de qué manera reaccionan ante esos ataques y deciden hacerlo de la manera menos dolorosa para ellos mismos.

Cuando comenten un error saben admitirlo

Confundirse es innato al humano y a todo proceso de aprendizaje. Las personas con alta inteligencia sensible aprenden de los fallos en lugar de sentirse víctimas. Asimismo solicitan perdón cuando es preciso si han hecho algo que ha podido afectar a otras personas de forma negativa. Solicitan perdón de corazón y disculpan.
Reconocen sus fallos humildemente y también procuran arrancar todo lo preciso para remediar el daño o bien prosperar la situación. No se ofuscan con una idea y se hunden con el navío, sino están abiertos a nuevas ideas y creencias teniendo presente que son los que pueden estar equivocados.

No tienden a querer siempre la perfección en sus actividades

Saben que absolutamente nadie es perfecto y que la perfección es una ilusión que lleva a tener esperanzas demasiado distorsionadas respecto de la realidad. No persiguen hacerlo todo bien a la primera. Saben que todo es parte del proceso de aprendizaje y que errar es humano. La perfección es una trampa, una forma de retenerte y sostenerte en la parálisis por el análisis.

Saben que la salud es importante

Duermen lo bastante, hacen deporte, se nutren bien, sostienen relaciones sanas, se distancian de los inconvenientes, procuran el bienestar… Saben qué conductas les favorecen y no vacilan en hacerlas. Saben a dónde le conduce tener abulia en sus vidas y son siendo conscientes de que solo tenemos un cuerpo y una vida. Como afirmaban los helenos, Mens sana in corpore sano (“una psique sana en un cuerpo sano”). Toda persona con alta inteligencia sensible va a cuidar su cuerpo de igual modo.

Son personas muy postivas

Las personas enormemente inteligentes emotivamente so siendo conscientes de su ambiente y no se centran demasiado tiempo en lo negativo. Prefieren sostener el foco en lo positivo de cada situación, aun cuando tienen inconvenientes. Practican la disociación y ven la situación desde diferentes puntos de vista para hallar una solución. No se estresan con los inconvenientes y se hunden sino ponen sus energías en aquello que pueden hacer para solucionar la situación, aquello que sí depende de ellos y que tienen bajo control. Ante toda complejidad, hay algo positivo en lo que enfocarse.

Son personas alegres

“Dime con quien andas y te afirmaré quién eres” es una cosa que tienen claro las personas con alta inteligencia sensible, de ahí que se relacionan con gente soñadora, personas optimistas y con energía positiva. Se distancian de personas tóxicas y vampiros energéticos que solo desean arrastrarlos a su visión negativa de la vida. Al tener buenas vibraciones y rodearse de gente positiva, ven el planeta desde una perspectiva más sana y que favorece la inventiva. Acostumbran a relacionarse con personas que sean buenas influencias y que les llenen.

Saben decir que  no, cuando las circunstancias lo ameritan

Saber decir que NO es un paso de gigante si deseas aspirar a tener alta inteligencia sensible. Estas personas ponen límites cuando es preciso y defienden sus valores ante todo. La asertividad es saber decir aquello que sientes y deseas respetando tus derechos y los del resto.

julio 17, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *